Todo aquel que ha tenido el privilegio de sumergirse en las aguas del Mar Rojo estará de acuerdo en que sus arrecifes son particularmente únicos. Los estudios científicos realizados apoyan la teoría de que el Mar Rojo todavía tiene el potencial de sobrevivir al aumento de la temperatura del océano y podría ser la clave para repoblar los arrecifes de zonas cercanas y lograr conservar así especies de corales que se encuentran al borde de la extinción.

Aprovechando la COP27 muchas organizaciones se suman para dar soporte a iniciativas de carácter medioambiental que pueden ser determinantes para el futuro desarrollo de la zona. La organización internacional Mission Blue, ha declarado los arrecifes del Mar Rojo un lugar de esperanza como motor de apoyo a su plena protección.

 

Alrededor del 50% de los arrecifes de Egipto viven dentro de áreas o parques marinos protegidos (como el Parque nacional de Ras Mohammed o el Parque Nacional de Nabq). Pero Richard Vevers, CEO de The Ocean Agency y Dr. Mahmoud Hanafy, científico jefe de la Asociación de Protección y Conservación Ambiental de Hurghada (HEPCA), espera que el gobierno egipcio se comprometa a proteger la mitad restante de los arrecifes mientras el país acoge la COP27, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022 en Sharm el Sheikh la próxima semana.

Los arrecifes de la zona norte del mar rojo han sido identificados como uno de los arrecifes más tolerantes al clima del mundo de entre 50 arrecifes de coral. Estos arrecifes proporcionan un símbolo de esperanza no solo para salvar los arrecifes de coral, sino también para la biodiversidad que vive en su conjunto, peces, tiburones, rayas, mamíferos marinos, etc..